Foto: Benjamín Peralta.

Por en Columnas

No sé si este sea el mejor momento para críticas y para hacer un balance de la gestión de Guede en Colo Colo, hoy puede ser apresurado calificar y descalificar al DT Albo, sin embargo, si no es ahora ¿cuándo?.

Escribo estas líneas desde la frustración, el cansancio y por qué no decirlo, desde la rabia por esta situación que se viene repitiendo hace muchísimo tiempo, lo peor, es que se da en nuestro estadio, con nuestra gente y una vez más con la esperanza de campeonar o al menos sumar de a tres para no depender de nadie.

Un Colo Colo que tuvo buenos momentos en sus primeros 25 minutos, un equipo que iba a someter a su rival hasta que esté no pudiera más, con llegadas incansables hasta conseguir la apertura de la cuenta, lamentablemente fue solo eso, 25 minutos de fútbol que nos daban la ventaja por un miserable pero favorable a todas luces 1 a 0.

Una vez más, con todo a nuestro favor, el DT optó por retrasar al equipo, por desarmar el andamiaje y destruir ese equipo ofensivo que tenía la obligación de ganar para depender de sí mismos en la lucha por el título.

Pasaron los minutos, extraviados en nuestra cancha y con un público que nunca dejó de alentar, Guede comenzó trastabillar, a introducir modificaciones sin razón, dándole más ventaja al rival quien dicho sea de paso, hacía ya varios minutos le había leído el partido al estratega Albo.

No perdimos, porque el reloj así lo dispuso, pero este empate sabe más a derrota, sabe a más de lo mismo, comprometer el campeonato como lo venimos haciendo hace tantas fechas.

Está situación no resiste más análisis, sea cual sea el resultado de la próxima fecha, Guede no puede seguir más, es un técnico que no tiene conciencia de lo que significa nuestra institución, es poco serio y lo peor para cualquier profesional, de cualquier ámbito, es la falta de autocrítica, de reconocer sus errores y asumir el precio de sus equivocaciones, los cuales como hinchas pagamos torneo a torneo cuando nos quedamos eliminados o nos farreamos un nuevo título.

Colo Colo merece más, y no podemos darnos el lujo de tener un técnico mediocre, que no nos conduce a ningún lugar, sólo a marcar el paso y a vivir a la espera de la buena fortuna y el error ajeno.

La realidad, aunque nos duela hoy, es que nos encontramos bajo nuestro clásico rival, impensado hace meses pero no imposible, ya que hace varias fechas que venimos a los tumbos, con altos y bajos, lo cual se ha transformado en una rutina, una sucesión de errores no forzados en donde el único responsable es Guede.

Hoy será otro día en que nuestra cabeza podrá reflexionar aún más y mejor de esta situación que nos tiene a muchos hirviendo de rabia, pero a mí parecer, el tiempo no curará las heridas, al menos no esté tiempo y tampoco mientras siga Guede al mando del cacique.

DEJA TU COMENTARIO: