Por Patricio Escobar

Todos los años el tema sobre los refuerzos es relevante, especialmente en un equipo como Colo Colo que tiene el deber de ganar todo en lo que participa. El actual campeón sigue lleno de incertidumbre con respecto a las nuevas incorporaciones, se ha caído prácticamente todo y eso a estas alturas, es grave.

Existe un factor común a esta mala gestión; la dirigencia. Esto se debe a la creación de trascendidos salidos desde Macúl sobre las posibles contrataciones y salvo Brayan Cortés, nada se ha logrado (mucha prensa y poca acción). Durante este año, el cuadro albo participará nuevamente en la Copa Libertadores y a través de las palabras de sus referentes esperan no ir a pasear como en años anteriores.

Tarea difícil, ya que no se está armando un equipo para competir en el campeonato nacional ni menos en el internacional. La hinchada se impacienta y se frustra al ver que aún no hay esfuerzos superiores por construir algo que lleve a la tan anhelada gloria de antaño.

Todo se cae como un castillo de naipes, las declaraciones de la dirigencia sólo demuestran desdén y parece no importar nada salvo que la máquina se mueva. Se requiere más, el pueblo albo necesita que se restablezca su fe en el cuadro de sus amores por parte de la dirigencia (hasta sabemos que ni siquiera rival para la Noche Alba habrá). La falta de pericia de quienes dirigen solo llena de frustraciones a todos quienes siguen al cacique.

Ver a Alexis Sánchez firmar por Manchester United, solo nos hace pensar que la posibilidad de tener jugadores de esa talla está cada día más lejana.

DEJA TU COMENTARIO: